El proceso creativo en el diseño floral

En la tienda online de Ritaflowers encuentras complementos florales listos para enviar y complementos florales bajo pedido. No es un catálogo cerrado, es una ventana desde donde muestro la variedad y estilos de mis diseños. No creo que sea una florista en el sentido tradicional “per se” de la palabra.

 

Me licencié hace siglos en derecho y a lo largo de mis 40 añitos de vida he tenido siempre una incansable curiosidad por descubrir y amar lo que “está más allá”: Llámale idiomas, llámale astronomía, llámale danza, llámale música, llámale fotografía, llámale casarte con un extranjero. Porque lo maravilloso de todo es que cuando lo descubres, lo amas, amplía tu mirada de ver la vida y te das cuenta de que en fondo, está todo conectado. Parece lejano, pero en realidad todo es uno.

 

Antes de las flores, en mi camino aparecieron los colores. Y lo hicieron en forma de fotografía estenopeica (también llamada fotografía pinhole). Es aquella fotografía que se hace sin usar lentes ni objetivos y el negativo está dentro de una caja que tiene un pequeño agujerito a través del cual entra la luz que incide en el negativo. Todo muy friki. Acaba siendo otra forma diferente de relacionarte con las imágenes, el movimiento, la luz y sus colores.

 

Aquí podéis ver algunos de mis trabajos: Www.llumdemar.wordpress.com/category/pinhole

 

El tiempo que dedicaba a la fotografía empezó a disminuir cuando las flores entraron en mi vida. Ayudaba a mi tía en su floristería y poco a poco fui centrándome en el diseño de complementos con flores secas o preservadas. Quizás, al no tener la formación clásica de florista, he tenido más tendencia a probar nuevos materiales y técnicas, a romper reglas y a conocer nuevos maestros e influencias que iluminasen mi camino de “ir más allá” en el mundo floral.

Mi manera de trabajar es abierta desde el inicio hasta el final, y es diferente si actúo bajo pedido o no.

Diseño floral bajo pedido

Los pedidos me llegan a través de la tienda online, a través de correo electrónico, de instagram, de facebook, a través de llamada telefónica… Y cuando una clienta me contacta, lo primero que necesito saber es si ella ya sabe lo que quiere y para cuándo lo quiere. Porque en la vida a veces lo que queremos no coincide con lo que necesitamos. O al revés. Y lo mismo pasa en el mundo del diseño floral.

 

Recibo fotografías del vestido de novia, detalles del peinado o incluso información de cómo será el lugar de celebración de la ceremonia y cuánto durará. Hablo con la clienta de sus preferencias en la paleta de colores y en las formas. Siempre insisto en que me hagan cualquier pregunta que tengan en relación con las flores, por fútil que les pueda parecer. Estoy convencida de que es en los detalles donde se encuentran las cosas importantes, sobretodo cuando hablamos de ceremonias en las que ponemos tanto amor y dedicación en preparar. Además, cuando los complementos florales van en la cabeza, es vital que la novia esté 100% contenta con ellos, porque es la parte del cuerpo más expuesta y que ella más recordará de ese día.

Utilizo toda esta información para estudiar mejor qué flores puede llevar y cómo llevarlas. Si coincide que tengo en el atelier esas flores, le envío fotografías para que pueda hacerse una idea de cómo son. No es lo mismo una gran corona que un tocado que una diadema alta o pequeños prendidos a lo largo del cabello. No es lo mismo un cinturón pequeño y sutil en un vestido estampado que en un vestido de un único color.

 

 

Una vez aceptado el presupuesto económico por la clienta, empiezo a diseñar y le envío fotografías pero sobretodo, vídeos. Estoy convencida de que sólo con el vídeo ella puede comprobar mejor las formas, tamaños y colores de su pedido. Así podremos entonces rectificar fácilmente aquello que sea necesario. La distancia kilométrica entre las dos no es ningún impedimento para que las dos podamos diseñar juntas. Como dije al principio, “parece lejano, pero todo es uno”.

Nuestra siguiente comunicación es ya para avisarle de que he acabado su encargo. Se lo envío, le doy el número de seguimiento de su paquete y, cuando este le llega, me aseguro de confirmar que esté contenta con sus flores.

 

 

El complemento floral llega en perfecto estado, envuelto en papel de seda y material que evita que se dañe durante el envío a cualquier parte del mundo. La misma caja en la que recibe sus flores puede ser usada para llevárselas de viaje de nuevo, en caso de que la boda sea lejos de su casa, o para guardarlas durante años como recuerdo, o regalárselas a alguien querido después de la ceremonia.

 

Para la caja externa uso cartón del más duro en el mercado y que, si puedo, procuro reciclar.

 

Diseño floral libre

Quien ha visto mi atelier puede definirlo como una biblioteca de flores. Tengo estanterías llenas de un arco iris de flores preservadas, clasificadas por colores y por tamaños. Están envueltas en papel para protegerlas de la luz. Tengo jarrones llenos de flores secas, ordenadas de manera que a simple vista pueda visualizarlas todas fácilmente. Tengo cajas llenas de flores de papel hechas a mano, ordenadas por formas y tonalidades. Las flores confeccionadas con cinta de satén están guardadas en otras cajitas, y todas son transparentes para que sus colores se puedan ver bien desde fuera. Las cintas que uso en mis diseños las tengo a buen cobijo en dos cajas diferentes: Una para las de satén, otra para el resto. Y en otra caja de cartón especial guardo las telas y cintas grandes con las que cubro los ramos. Tengo una caja grande destinada a guardar todos diferentes alambres que puedo necesitar. Tengo tantas variedades de alambres según el tamaño de flor que utilice en cada diseño. Otra caja de madera está reservada para las pinzas, peinetas, clips agujas y cualquier elemento pequeño metálico que uso como base de mis diseños. Cajitas transparentes con estrellas de mar, con conchas, con flores artificiales.Y por último, la joya de la corona son los libros.

En resumen, seguir un orden en la clasificación de los materiales ayuda enormemente a diseñar de una manera más fluida, a decidir qué flores y colores quieres usar en cada momento.

 

El proceso creativo en el diseño floral. Fotografía de Mariana Castro
El proceso creativo en el diseño floral. Fotografía de Mariana Castro (https://cargocollective.com/marianacastro)

Cuando diseño de manera libre, últimamente me gusta centrarme en un sólo material vegetal y darle diferentes posibilidades. Frecuentemente me ocurre que mientras estoy diseñando una cosa, me viene a la mente otra idea y necesito parar de trabajar en lo que estoy haciendo para empezar esa idea nueva que acaba de nacer, antes de que desaparezca de mi mente. Con ello, acaba siendo habitual que acumule diferentes diseños en proceso a la vez. Puedo tener una corona a medio hacer durante semanas cuando me da por ir enlazando ideas y proyectos que sucesivamente van robándome el corazón. Cuando me siento así de libre, no tengo prisa alguna en diseñar, sí que tengo prisa en no perder esa idea antes de que desaparezca. Lo bueno es que también acabo finalizando a la vez varias piezas.

 

Esta libertad es también una buena oportunidad para testear la firmeza de los diseños finales (y que también me sirve para después, en los diseños bajo pedido). Una vez acabada la pieza, me gusta probar cómo de dura o de flexible es, investigo cuál es la mejor manera de ser empaquetada y si aguanta bien el transporte.

 

Si pudiera dar sólo tres consejos básicos relacionados con el proceso de creación, el primero sería pon tu móvil en modo avión. El segundo consejo sería trabajar en un lugar con buena iluminación, preferiblemente con luz diurna. Y el tercero, sentirte libre. Aquí estamos para aprender y jugar.

 

 

El proceso creativo en el diseño floral. Foto Mariana Castro
El proceso creativo en el diseño floral. Foto Mariana Castro
Categories

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.